Reglamento de circulación

Nuevo año, nuevos límites

Nuevos límites de velocidad

“Para ser conductor de primera, no aceleres, no aceleres…” Si piensas que la letra de la canción ahora no tiene sentido a partir de primavera lo tendrá. Y es que en esa época del año que la sangre altera también se “alteran” los límites de velocidad.

Hace un par de años la velocidad en autovías y autopistas bajó a 110 km/h y ahora aumenta a 130 km/h. Aquí no hay quién se aclare. Aunque sólo se podrá circular a 130 km/h por este tipo de vías de forma puntual, en los tramos que sean 100% seguros, y siempre que la climatología lo permita. Vamos que, si te paras a pensarlo un poco, los 130 apenas los vamos a notar.

La velocidad va “a la baja” y aquí comienza lo divertido. Menudo lío de velocidades. En carreteras secundarias, y según el tramo por el que circulemos, la velocidad pasará de 100 a 90 km/h, de 90 a 70 km/h o de 90 a 50 km/h. En breve, una nueva hornada de señales de tráfico.

Las zonas urbanas también se ven afectadas por estos cambios. Debido al protagonismo de los peatones y al incremento del uso de la bicicleta como medio de transporte, los límites descienden mucho más, llegando incluso hasta los 20 y 30 km/h. Pero el cambio del límite tiene la razón de ser en este porcentaje de siniestralidad; a 80 km/h fallece el 95% de los peatones atropellados, a 50 km/h el 50% y a 30 km/h el 5%. A menor velocidad, menor número de muertos. Así de simple.

En ciudad y travesías la velocidad máxima seguirá estando en los 50 km/h, pero disminuye hasta 30 km/h en vías con un solo carril y sentido único de circulación, o con un carril por sentido, y a 20 km/h en las calles con plataforma única de calzada y acera.

A pesar de que lo más destacable son los cambios en los límites de velocidad, el nuevo Reglamento General de Circulación también recoge otras medidas a tener en cuenta como el uso obligatorio del casco en ciclistas menores de 16 años dentro de ciudad, o el uso del cinturón de seguridad mientras se realizan maniobras de aparcamiento o marcha atrás.

Llegados a este punto ¿Qué crees que influye más en la reducción del número de accidentes, la velocidad del vehículo o la actitud del conductor al volante?

Sobre el autor

Azucena Aparisi

Azucena Aparisi

Responsable de comunicación en Kukut Estudio. Apasionada del blogging y de las historias al volante. En la vida como en la carretera sin prisa pero sin pausa.

3 Comentarios

  • ¡Buenas! Enhorabuena por este blog, por lo interesante de sus contenidos, su redacción y su diesño gráfico. ¡Nos encanta!
    Venga, que nos animamos a responder la pregunta que planteáis al final del artículo: “¿Qué influye más, en la reducción de accidentes, la velocidad o la actitud del conductor?”

    Está claro que a mayor velocidad más cuesta frenar el coche (más distancia de frenado) y las consecuencias de un impacto son mucho peores. Esto es física pura.

    Pero en nuestro juicio, la actitud del conductor es aún más importante: si se conduce a una velocidad adecuada a las condiciones de la vía, se deja una buena distancia de seguridad y se hace un buen mantenimiento del vehículo, la probablidad de accidente se reduce muchísimo.

    Lo que sucede es que las medidas en la línea de la educación son lentas, de hecho, deberían empezar antes de la autoescuela, en la propia escuela.
    Esto es lo único que realmente conseguirá reducir los accidentes… bueno, o que no conduzcamos los humanos, pero para eso aún quedan unos años (¡no muchos!).

    Mientras tanto, estas medidas de tipo legislativo seguro que ayudarán a reducir los accidentes y su gravedad, pero no en nuestra opinión, la verdadera solución es la educación y donde las autoescuelas tenemos una gran responsabilidad.

    • ¡¡Gracias por tu comentario!!

      Nos parece súper interesante tu respuesta. Como has explicado, la velocidad del vehículo influye, aunque en mayor medida lo hace la actitud del conductor al volante. La clave para reducir el número de accidentes está en la educación vial. De ahí el gran papel que desarrolláis vosotros en la divulgación de este tipo de formación. ¿Se te ocurre alguna idea para difundir aún más la educación vial?

      Un saludo y esperamos verte pronto por aquí 😉

Deja un comentario