En la carretera ojo

Calzado para conducir

Como debe ser el calzado para conducir

El coche se ha convertido en una herramienta fundamental para desplazarnos ya sea para ir al trabajo o para viajar. Por eso conducir se ha vuelto imprescindible para cualquier persona. Así que, igual que llevamos gafas de sol para que este no nos moleste cuando vamos al volante y evitar tener un accidente, también tenemos que saber que con cualquier calzado no se puede conducir. Hoy os damos las claves para acertar con el calzado.

¿Cómo debe ser el calzado perfecto para conducir?

El calzado perfecto para conducir tiene que ser: cómodo, flexible, ligero y transpirable. Es fundamental que sea lo más cómodo posible para no realizar movimientos bruscos mientras conducimos. Lo mejor es utilizar un zapato que se adapte a nuestro pie como si fuera una segunda piel, sin apretar. También debe ser ligero para que no te canses cuando hagas trayectos de varias horas y con una suela no muy rígida que nos permita presionar bien los pedales. Otro requisito que debe cumplir es que transpire, ya que de lo contrario nuestros pies pueden pasar mucha calor o sudar y esto puede puede ocasionar que pie no se adhiera bien al zapato, que se nos resbale y que nos distraiga. Por lo general, los zapatos que llevan los hombres suelen cumplir estos requisitos. Sin embargo las mujeres lo tenemos mucho más difícil, y más cuando llevamos tacones.

Calzado NO recomendable

Chanclas, sandalias o zuecos. Llega el buen tiempo y es hora de guardar los calcetines y enseñar pies. Aunque las chanclas pueden ser muy cómodas son el peor calzado para conducir ya que la suela es bastante deslizante y el pie puede resbalarse de los pedales o engancharse. Piensa que el pie no va sujeto. No queremos ni imaginar lo que podría pasar si algunas de estas situaciones te ocurre en mitad de la carretera.

– Botas de montaña o de seguridad. El problema de este calzado es su suela y es que al ser bastante gruesa dificulta mucho la conducción porque el tacto con los pedales se pierde y es más difícil conducir. Además si son demasiado pesados ejerces más presión sobre los pedales.

Tacones. Con lo que estilizan y lo bonitos que pueden llegar a ser unos zapatos de tacón y lo incómodos que son tanto para caminar como para conducir. En los dos sentidos hay que hacer malabares. En los pedales el punto de apoyo es nuestro talón, por eso cuando ejerces presión con el tacón tu pisada es inestable. Así que con tacones y a lo loco ni hablar.

Calzado recomendable

Lo mejor para conducir de forma segura es llevar deportivas o mocasines. Si por algún motivo, ya sea porque vienes de la playa o de la piscina con las chanclas o porque tienes algún acto y llevas taconazo, vale la pena tener siempre en el maletero un par de recambio ya sea por comodidad o por seguridad. Algunas personas que suelen llevar otro calzado para cambiarse lo guardan debajo del asiento del conductor. Sin embargo, el coche va todo el tiempo en movimiento y esto hace que si se guardan debajo del asiento se puedan desplazar hasta la zona de los pedales y engancharse con ellos. Que te vas a poner al volante, pues en un momentito vas al maletero, te los cambias y no vas todo el camino conduciendo con miedo por si se te resbala la suela o se te engancha el tacón.

Y aunque algunos digan que no hay nada mejor que conducir descalzo, ni se te ocurra probarlo. Piensa que la forma de la planta del pie es curva por lo que el agarre y la adherencia es mucho menor que si lleváramos calzado. Además si tienes que frenar de forma brusca  puedes sufrir algún tipo de lesión o golpe porque el pie está desprotegido.

¿Con que calzado sueles conducir tú?

Sobre el autor

Azucena Aparisi

Azucena Aparisi

Responsable de comunicación en Kukut Estudio. Apasionada del blogging y de las historias al volante. En la vida como en la carretera sin prisa pero sin pausa.

Deja un comentario