Autoescuela

Cómo elegir un buen coche de autoescuela

un-buen-coche-de-autoescuela-facebook

Estás acostumbrado a ver todo tipo de recomendaciones sobre cuáles son los puntos esenciales a la hora de comprar un coche nuevo. Amigos, familiares, vendedores, opiniones en Internet… A pesar de que la última palabra es tuya, miles de fuentes, con más o menos experiencia, te pueden ayudar a tomar una decisión que equilibre la balanza entre lo que te gusta, lo que necesitas y lo que te es posible. Pero ¿qué pasa cuando el coche en cuestión es parte vital de tu negocio? Ya conocemos cómo ha de ser la mejor parte humana de tu empresa. Hoy te cuento cómo llegar a una elección acertada a la hora de comprar un buen coche de autoescuela en 5 pasos:

Buscas un medio que circule en un 90 % de las veces por trayectos urbanos. Alrededor de los 80 cv es más que suficiente. Más podría ser complicado de controlar e imprevisible para un conductor inexperto; menos, podría ser peligroso por la falta de aceleración. Un punto medio es el perfecto.
Actualmente muchos coches ya se venden con cambio de marchas automático, pero es muy poco recomendable saltar esta parte de la enseñanza. Opta siempre por un cambio manual, y después qué coche tenga en el futuro esa persona es otro cantar. Más vale olvidar con el tiempo que nunca haber sabido.
La estética no es importante aquí, pero sí la funcionalidad. Un utilitario no muy grande es lo mejor, ya que facilitará tu objetivo principal: que una persona sin experiencia aprenda a controlar y ser consciente de la envergadura que maneja sólo con sus pies y manos. Maniobrar y el temido estacionamiento podrían ser una pesadilla con un coche grande.
Esto sí es muy importante y no debemos renunciar a trabajar cómodos por centrarnos en el punto anterior. En este coche vamos a pasar muchas horas y, en ocasiones, con más de un alumno. Comprar un coche de 4 plazas o un 3 puertas serían graves errores que acabarían saliéndonos caros en tiempo e incluso resentirían el aprendizaje.
¿Diesel o gasolina? El eterno dilema, fácil de resolver en el caso de una autoescuela. Hay que pensar, como siempre, en el alumno: conducir por primera vez con un motor a gasolina es más complejo, debido al control del embrague. En este punto, también hay que tener en cuenta la cantidad de kilómetros que el automóvil va a hacer y las veces que necesita repostar. ¿Estás al tanto de la diferencia de precios?

Espero que esta pequeña guía de 5 pasos te haya sido de utilidad. Si te gusta, compártela con tus colegas de profesión. Y si tienes alguna propuesta más que hayas echado de menos, ¡no dudes en déjarmela en los comentarios!  😉 ???

Sobre el autor

María Pei

María Pei

Responsable de comunicación en Kukut Estudio. Aprobé el teórico a la primera, con cero fallos... ¡y estacionando nada más arrancar!

Deja un comentario