Consejos En la carretera ojo

El peligro de conducir con sueño

Conducir con sueño

Desde que cambiaron la hora, el día es más largo, todos queremos aprovecharlo más y nos acostamos mucho más tarde. Cuanto más tarde nos vamos a la cama más cansados nos levantamos y peor afrontamos el día, ya que ese cansancio lo llevamos a cuestas toda la jornada. A otros, sin embargo, el coche les da sueño aunque hayan dormido 20h y nada más subirse al vehículo se les cierran los ojillos. Si a esto le sumamos no haber dormido suficiente la noche anterior, tomar medicamentos que producen somnolencia como los antihistaminicos, consumir bebidas alcohólicas o sufrir apnea conlleva un gran peligro que se traduce en accidentes.

Conducir con sueño afecta a la capacidad de circular de forma segura y una media de 3 de cada 10 accidentes se debe a que el conductor se ha quedado dormido al volante. Por eso hay que ser conscientes de los peligros que conlleva la somnolencia y no confiarnos en que no se nos cerrarán los ojos involuntariamente.

De la somnolencia o falta de sueño surgen algunos factores que influyen de forma negativa en nuestra forma de conducir:

  • Movimiento más lentos y menos precisos a la hora de conducir.
  • Visión borrosa y vista cansada.
  • Cambios de humor como nervios o agresividad.
  • Falta de concentración.
  • Aumento del tiempo de reacción.
  • Mayor probabilidad de colisión con el de delante.

Mientras que la falta de concentración aún nos permite un mínimo margen de maniobra, quedarte dormido al volante puede ser letal, ya que no tienes tiempo de reacción hasta que ya es demasiado tarde. Por eso, muchos de los siniestros producidos por el sueño del conductor terminan en accidentes mortales. Por mucho que no queramos ver el problema, este estará ahí si no le ponemos solución ya, así que deja las excusas del tipo “eso a mi no me pasará”.


Sigue estos consejos por tu seguridad y la de los demás:

  • Para el vehículo en un lugar seguro cuando notes los primeros síntomas de que te estás durmiendo y haz una pequeña siesta de unos 20 minutos.
  • Pon la radio.
  • Si vas acompañado dile al copiloto que te de conversación.
  • Evita las horas de mayor sueño, entre las 3 y las 5 de la madrugada y entre las 14 y las 16h.
  • Evita hacer trayectos largos sin realizar paradas.
  • Cada 2h haz paradas y estira las piernas.
  • Ventila el vehículo y pon el aire acondicionado.
  • Bebe agua con frecuencia. La hidratación es muy importante.
  • No comer de forma abundante antes de coger el coche.
  • Masticar un chicle o caramelos para mantener la concentración del conductor.

Si bien hemos puesto algunos consejos, sabemos que hay muchos más, y lo más importante es el sentido común, por eso queremos tu ayuda. Si alguna vez has notado que el sueño hacía mención de aparecer mientras conducías o te ha tocado conducir en horas de siesta, cuéntanos como evitaste no quedarte dormido. Tu consejo puede salvar la vida de otros. :)

Sobre el autor

Azucena Aparisi

Azucena Aparisi

Responsable de comunicación en Kukut Estudio. Apasionada del blogging y de las historias al volante. En la vida como en la carretera sin prisa pero sin pausa.

Deja un comentario