Consejos En la carretera ojo

Niebla aquí y niebla allá

Conducir con niebla y mala meteorología

Después de estos días de verano, que hemos tenido en pleno mes de febrero, volvemos al tiempo habitual, a ese en el que la protagonista es la nieve, la lluvia o la niebla. Aunque te sea difícil de creer, este último es uno de los fenómenos más peligrosos para la conducción. Si esta mañana te has levantado y al ir a coger el coche casi no lo has encontrado porque la neblina lo cubría todo, este es tu post. Hoy te vamos a dar 5 consejos para conducir con niebla:

  1. Distancia. Cuando existe cualquier tipo de meteorología adversa, recuerda que debes aumentar la distancia de seguridad con respecto al coche de delante y adaptarla a tu campo de visión. Además, evita frenar bruscamente, disminuye la velocidad, y sobre todo no hagas adelantamientos. De lo contrario es muy habitual que te encuentres inmerso en un accidente en cadena.
  2. Vaho. Es fácil que además de la niebla, también te encuentres con vaho en el interior de tu coche. Esto hace que disminuya de forma notable tu visibilidad a través del parabrisas y de las ventanas laterales. Cuando te encuentres con esta situación lo mejor es encender la calefacción y dirigirla hacia los cristales. Olvídate de utilizar trapos o la mano para limpiar el cristal delantero.
  3. Luces antiniebla.  Sí o sí en cuando la niebla se intensifique o sea densa no te la juegues y enciende las luces antiniebla traseras, que como su nombre indica es precisamente para utilizarlas cuando te encuentres con este tipo de fenómeno climatológico. También es bueno encender las antiniebla delanteras para aumentar la zona de visión, además de hacerte ver por los otros coches.
  4. Carril derecho. Aunque el síndrome del carril izquierdo está muy extendido entre los conductores y es muy difícil erradicarlo, lo más aconsejable cuando circulas por autovía, y no tienes una buena visibilidad, es seguir por el carril de la derecha. Además, el borde derecho de la calzada te servirá para guiarte dentro de tu carril y  evitar así encontrarte con otros coches que vienen en dirección contraria en carreteras de doble sentido.
  5. Detén el vehículo. Si vas con alguien más en el coche puedes pedirle que esté pendiente de la carretera también para no llevarte alguna sorpresa. Cuatro ojos siempre ven más que dos. En el caso de que aún así te sea imposible conducir porque la visibilidad es casi nula, lo mejor es parar el vehículo en el arcén y encender las luces de emergencia para que el resto de los conductores te vean y no provoques un accidente.

Recuerda que por muchos consejos que te demos, solo tú los puedes poner en práctica. Por eso, en lo que más queremos incidir es en que vayas donde vayas sal con tiempo de casa. Piensa que si vas con tiempo de sobra no tendrás prisa por llegar a tu destino y, sobre todo, tu cabeza estará en la carretera y no pensando en que vas a llegar tarde. ¿No crees?

Sobre el autor

Azucena Aparisi

Azucena Aparisi

Responsable de comunicación en Kukut Estudio. Apasionada del blogging y de las historias al volante. En la vida como en la carretera sin prisa pero sin pausa.

Deja un comentario