Profesor de autoescuela

Un buen profesor de autoescuela

Profesor de autoescuela

Si preguntamos a cualquier persona por un buen profesor te responderá por el que consiguió que aprobase las matemáticas, o el de lengua, porque le descubrió un mundo maravillo de cuentos y de historias que le hacían volar y desarrollar la imaginación; el de gimnasia porque le hizo amar el deporte y aprender valores como la amistad, el compañerismo, o el sacrificio; el de ciencias, por desarrollar en ti la curiosidad por descubrir la vacuna contra el cáncer… y, en resumen, aquél que hizo convertirte en lo que eres, demostrándote que creía en ti.

Sin embargo, si preguntamos a cualquier persona por un BUEN profesor de autoescuela, seguramente te hablen bien del que tuvieron si aprobaron a la primera.

Si nos metemos en Internet y buscamos profesor de autoescuela, sólo encontraremos páginas que dicen que «es una profesión con futuro» en la que se cobra bien. Nadie tiene ni idea de que se requiere una formación específica, reglada por el Ministerio del Interior. El tiempo que se tarda desde que inicias hasta el final del proceso (previa+a distancia+presencial) es de 2 años.

También dicen que montar una autoescuela no es difícil, ya que han disminuido preocupantemente los requisitos mínimos. Prácticamente, y sin «-mente» también, se puede abrir una autoescuela en un quiosco. No les exigen una impartición de formación teórica, puede servir una plataforma vía Internet, “fría” e impersonal, que hace imposible conocer al alumno y, mucho menos, mejorar su progreso adaptando el método al alumno y no el alumno al método.

Si preguntamos sobre su formación en el coche, seguramente, sólo te responderán si aprobaron o no a la primera y el numero de clases. No sobre si el profesor le enseñó a respetar para ser respetado, a aumentar su autoestima cuando decía «No puedo» y él te decía «SÍ puedes», a madurar y ser independiente cuando veías que poquito a poquito iba dominando al vehículo y no él a ti.

En mi google particular, como profesora e hija, hermana, y sobrina de, sé que no es un trabajo en el que se gane mucho, ni es fácil. Mucha gente, desde fuera, sigue creyendo que somos conductores que trabajamos en esto porque «nos gusta conducir» y nos dedicamos a dar paseos sentados todo el día y te forras. En el caso de los profesores varones piensan que además pillas cacho.

¡Nada más lejos de la realidad! Es un trabajo psicológicamente muy duro. Enseñas a personas, cada uno de un padre y de una madre, majos o menos majos, maduros e inmaduros, seguros de sí mismos e incapaces de pensar que lo hacen mal, o incapaces de pensar que lo pueden hacer bien. La mayoría, agradecidos, pero eso no resta el esfuerzo y la impotencia cuando no encuentras la manera de que el alumno salga del bloqueo. Nervios compartidos el día del examen, ya que el alumno no deja de convertirse en la mayoría, uno más en tu vida, y el roce hace el cariño, aunque a veces… les matarías.

El disgusto, cuando la gente va a la autoescuela y sólo mira el precio. Nunca se interesan por conocernos, ni a nuestra metodología, sólo el precio. No se cuestionan lo que te cobra un taxi (10 € por 10 o 15 minutos de paseo), un mecánico (35 € por media hora) o un fontanero (50 € sólo por salida). Y día a día tenemos que luchar psicológicamente para, a pesar de todo, levantarnos cada mañana y volver a sacar la sonrisa al alumno. Sólo el amor por este trabajo y los grandes alumnos te permiten seguir esforzándote.

Mi padre, profesor, tenía la mentalidad de torero, no quería que nos dedicáramos a esto. Prefería que sacáramos una oposición y tuviéramos un trabajo fijo y sin preocupaciones. Pero, como buena hija de torero, el amor por el toro podía más.

Y aquí sigo, toreando… y dejándome la piel cada día en la plaza.

profesores-y-directores-de-autoescuela

Sobre el autor

Aurora Gómez Gómez

Aurora Gómez Gómez

Directora y Profesora de la autoescuela Las Moradas, Valladolid.

16 Comentarios

    • Estoy totalmente de acuerdo, para sacarse el carnet lo importante es que te cueste cuatro duros, da lo mismo que te enseñen o no. Y lo peor es que la culpa la tenemos nosotros por tirar los precios de esta manera. Dentro de nada habra que regalar el coche para que vengan a sacarse el carnet.

    • Aurora, tienes toda la razón del mundo. Cuando nos daremos cuenta de que lo más importante es aprender a ser buenos conductores y no aprender lo imprescindible para aprobar y conseguir el ansiado permiso.

      • Gracias Antonio.
        El problema es que hemos olvidado la palabra PROFESION y la hemos convertido en MERCADEO. Somos personas formadas, con con unas instalaciones, unos vehículos y un servicio que se llama: TRABAJO. y un trabajo con una enorme labor SOCIAL .
        Tenemos que empezar a valorarnos para que nos valoren. Respetar para ser respetado. Respeto por nosotros mismos.

    • Gracias Luxy. a mis alumnos les encantó. Y me dijeron que se sienten orgullosos, así que estoy…..más ancha que larga…. jijiji.
      Q feliz te sientes cuando los alumnos te dicen esas cosas….
      un saludo

  • Hola
    me llenas de lágrimas los ojos porque soy un profesor q ejerci por tres años tan solo pero llego la crisis y claro como muchos a la calle.
    es una profecion muy bonita en la que pasas buenos y malos ratos pero que al final del camino ves recompensado tu esfuerzo con una sonrisa de tu amigo, porque ya no sólo es tu alumno, sino que pasa a ser alguien más de tu vida.
    A ver si tengo suerte y vuelvo Otra vez a ejercer.
    Un abrazo compañera

  • Me alegro mucho de leer este post. También soy profesor-director-secetario-etc… hijo y sobrino. Y puede que no venga mal, que alguien te recuerde lo que uno paso para llegar hasta aquí, y lo importante de nuestra profesión. Estoy orgulloso de todo profesor que su fin sea la enseñanza. GRACIAS

    • Hola Alberto! Gracias por tu opinión.por tu comentario, parece q llevas muchos años”apatrullando la ciudad”. Yo como profesora sólo llevó 10, pero en la autoescuela desde el colegio, ya q era mi segunda sala de estar. A mi padre, no le veía en casa ya q desde el amanecer hasta el anochecer estaba currando. Yo actualmente, también soy omnipotente: secretaria, profesora, directora, limpiadora, diseñadora gráfica, y dentro de nada, me contratará el ayuntamiento de ” serena” o barredora, porque somos de lo primeros q abrimos las calles, jijiji

  • Totalmente de acuerdo,esta sociedad desagradecida no tiene en cuenta la valia de sus profesores.Una buena educación hace sociedades libres,fuertes y sobre todo de buenos ciudadanos(me da igual la materia impartida).Una sociedad que no tiene en cuenta esto genera borregos y a la larga esclavos(lo que el gobierno quiere,gente fácilmente manipulable,ya lo decía Che Guevara).Un saludo y seguid asi

  • ¡Estamos super contentos por la buena acogida que ha tenido este post!

    A este ritmo la Autoescuela Moradas nos quita el trabajo, jajaja. En breve le hacemos administradora del blog, eh.

    Si alguien más se anima a escribir en nuestro blog que no se corte, que nos envíe un mensaje y nos ponemos manos a la obra 😉

  • Buenos días. Acabo de encontrar esta página y el comentario de esta profesora, aunque acertado, no goza de ni credibilidad ¿ por qué? Para ser Profesor de Formación Vial, como todos los que seais profesores , NO SE REALIZA NINGUNA OPOSICIÓN, es un curso con varias fases (yo soy del XVII a la espera de la fase presente).
    Se debe dar una información VERAZ sobre este trabajo. Si una persona en su desconocimiento lee “…hasta acabar la oposición son 2 años…..”, pensará que tiene un trabajo de por vida y que es FUNCIONARIO.
    Por favor, a la hora de escribir y publicar ciertos contenidos, debemos tener en cuenta que lo va a leer mucha gente y podemos conseguir el efecto contrario de lo que se pretende: desinformar.

    • Hola, María.

      Soy Aurora, la profesora que ha escrito este artículo. Pido disculpas a todos los que han leído mi artículo. La responsabilidad de la información es exclusivamente mía, y por intentar no extenderme demasiado (ya que un blog tiene un máximo de palabras) utilicé el término equivocado. Muy desafortunado, y confuso, tienes toda la razón. Pido disculpas. Ya está corregido.

Deja un comentario